Jueves, 27 de abril de 2017
Con nombre propio
… Y además soy enfermera

Funesta Pickwick: el triunfo del rock enfermero

Funesta Pickwick: el triunfo del rock enfermero

Fue una tarde de septiembre del año 2009, escondidos en el bullicio de una feria en Alcázar de San Juan cuando Jesús Ledesma, Manuel Jesús López, Javier Pérez, Eduardo izquierdo y Adrián Arias crearon el grupo de rock Funesta PickWick, nombre de espasmódicas y aciagas connotaciones que sin embargo encierra una clave de música hecha desde el atrevimiento y la osadía del buen principiante.
AutorÁngel N. Velduque / Actualizado 29 enero 2015

Fue esa tarde, regada de birras y de buen rollo cuando un grupo de enfermeros resuelto y con ganas de ganarse el Olimpo musical, más allá de turnos, pijamas y sesiones clínicas decidieron que entregarían su tiempo al descaro armónico creando un grupo de música formado “solo” por enfermeros.


 
Así, sin más ni más, se lanzaron a la aventura comenzando desde la nada. Pusieron el contador a cero y se repartieron los papeles: “Tu tocas la batería..., yo canto..., el guitarra será Manu que empezó a dar clases de guitarra española el mes pasado... ¿y el bajo quien se lo queda?
 
 
Hecho el reparto de papeles de esta ópera prima precoz enfermero-musical lo siguiente que había que hacer era comprarse los instrumentos.
 
Eh!, y aprender a tocarlos...

 
Así, poco a poco, con una desbordante ilusión por bandera y ganas de pasarlo bien sin límite, nuestro grupo de jóvenes enfermeros decidieron que el tiempo libre que antes dedicaban a preparase unas sesiones clínicas, más bien poco reconocidas, pues a partir de ahora iban a dedicarlo a ensayar la música que a ellos les gusta.
 
Así, casi de la noche a la mañana, alquilaron un local de ensayo en el que exorcizaban semanalmente los demonios que la profesión enfermera produce por la crisis y los recortes y se pusieron a la tarea.
 
Allí, agazapados en su local de ensayo, fueron descubriendo que la ilusión y las ganas eran tan poderosas que les hicieron aprender más rápido de lo que esperaban.
 
...!pues no se nos da mal! dijo Manu después de depurar los acordes de Highway to Hell de AC/DC durante seis meses. Al cabo de ese tiempo fueron ampliando el repertorio y se atrevieron con Loquillo, Héroes del Silencio, Los Ronaldos, Duncan Dhu, Pereza, U2, Bon Jovi... así hasta completar una lista de temas suficiente como para descargar adrenalina dos horas seguidas.
 
Para unos enfermeros metidos a músicos amateur, lo difícil era que una vez creado el grupo, había que ganar huecos para escaparse a ensayar. La disparidad de horarios y de turnos siempre ha complicado la tarea, aunque procuran ensayar por lo menos una vez a la semana.

Andando los años, a estos jóvenes compañeros les ha salido una vena solidaria que les ha llevado a dar conciertos abonados a las buenas causas, porque para eso son enfermeros y el buen corazón siempre va por delante. Como los bolos se les van acumulando han contratado un road manager que les ayude en tareas de agenda para ordenar sus actuaciones de cara a un futuro que se presenta prometedor.

Manu, cuenta que ahora los Funesta Pickwick se encuentran en un momento de renovación. Lo último que han hecho es una actuación por la boda de unos amigos y un concierto en su local de cabecera el Rolling Rock Bar, al que nunca le agradecerán lo suficiente todo lo que está haciendo por ellos, por darlos a conocer y promocionarlos entre la peña rockera local. 

Eso de tocar cosas de rockeros por la noche y por la mañana enfundarse el pijama de trabajo tiene sus anécdotas, como aquella que le ocurrió a Javi cuando al ir a tomar una vía a una de las pacientes que había en el box de urgencias, la joven lo reconoció de inmediato "pero si tu eres el del grupo que actuó la otra noche en el Rolling Bar!!" le espetó la joven a punto del colapso tumbada sobre la misma camilla de las urgencias. 

El caso es que la carrera de los Funesta Pickwick tiene mucho en común con el DNI enfermero de sus integrantes: sin duda, el esfuerzo, la vocación y las ganas de agradar al prójimo son valores que cabe predicar de estos cinco compañeros, bien sea como profesionales de enfermería o como esforzados jornaleros del heavy metal.

Larga vida a Funesta Pickwick!