Viernes, 23 de junio de 2017
Colegio al día

Enfermería está capacitada para prescribir ejercicio físico que mejore la salud de la población

Enfermería está capacitada para prescribir ejercicio físico que mejore la salud de la población
Asistentes al curso de prescripción de ejercicio físico para enfermería

El Colegio de Enfermería de Ciudad Real ha llevado a cabo el curso "prescripción de ejercicio físico para Enfermería" en el que un grupo de enfermeros y enfermeras han aprendido las técnicas y procedimientos basados en la evidencia disponible para conseguir incrementar los niveles de salud, mediante recomendaciones de pautas de vida que reduzcan el sedentarismo en la población.
AutorRedacción / Actualizado 6 febrero 2017
Diversos estudios llevados a cabo en nuestro país han señalado la efectividad que el consejo sanitario podría tener sobre la salud de la población si el profesional de enfermería dedicase más tiempo de consulta a la prescripción de ejercicio físico. Con esta premisa, el enfermero Javier Lorente, experto universitario en actividad física y ciencias del deporte, ha desarrollado un plan de trabajo de 20 horas de duración con el objetivo de que los alumnos sean capaces de prescribir actividad física de una forma segura, saludable y efectiva.

Prescribir ejercicio a un paciente es recomendar un actividad física de forma individualizada considerando las necesidades, preferencias y limitaciones del paciente, con el objetivo de conseguir los mayores beneficios para su salud, reduciendo el riesgo potencial que la práctica de ejercicio supone.

Para Lorente “cada vez se hace más imprescindible combatir la conducta de sedentarismo para reducir todos los problemas de salud que acarrea. Los profesionales sanitarios por nuestra cercanía al paciente somos los más indicados para prescribir ejercicio físico controlado, pudiendo analizar después los resultados, y finalmente completar un plan de trabajo que resulte más atractivo al paciente que sólo la ingesta de medicamentos para mejorar su estado físico y su salud”.

El curso tuvo una parte teórica, finalizando con una clase práctica en la que mediante una sesión de spinning los alumnos pudieron comprobar los efectos de las distintas rutinas y su intensidad sobre la capacidad física y cardiovascular.