Argamasilla de Cva, reconoce el trabajo de la enfermería encargando a Paqui Guillén el pregón de sus fiestas

Nuestra compañera Paqui Guillén Rubio, enfermera coordinadora del centro de Salud de Argamasilla de Calatrava fue la encargada de dar el pregón inaugural de las fiestas de la localidad. El Ayuntamiento testimoniaba con esta elección el reconocimiento de toda la sociedad rabanera por el excepcional trabajo realizado por la enfermería durante la pandemia.

Sus algo más de 20 minutos de intervención, en varios momentos interrumpidos por los aplausos de los presentes ante las emociones contenidas y cercanía sentimental que destilaban sus palabras, ofrecieron el testimonio en primera persona de todo el equipo de profesionales del Centro de Salud rabanero durante los peores momentos de la pandemia, sin desdeñar mensajes de esperanza compatibles con prudencia a futuro.

Nuestra compañera Paqui Guillén, apeló así a “compañerismo, orgullo, generosidad, compromiso, espíritu de equipo, optimismo, ilusión, motivación, alegría y ánimos renovados”, como las virtudes de todos los profesionales sanitarios en la localidad. “Me quedo con todo esto, ya que define a la perfección el trabajo y el estado de ánimo de mis compañeros y compañeras”, aseveró.

Y tuvo palabras de homenaje a otros compañeros que “dieron su vida” en la pandemia. Instó a “no olvidar todo lo que nos ha enseñado”, enfatizando que “hemos hablado con la mirada, hemos abrazado con la mirada, hemos acariciado con la mirada, pero, sobre todo, lo hemos hecho con el corazón”.

Guillén Rubio remarcó que “no somos héroes, somos personas de carne y hueso, que hemos dado todo lo que teníamos, trabajando al límite de nuestras fuerzas y posibilidades, pensando siempre en la salud de los demás, antes incluso que en la nuestra propia ya que decidimos un día dedicarnos a esta profesión tan bonita que es cuidar, curar, pero, sobre todo, salvar vidas”.

La pregonera rememoró su llegada profesional a la población rabanera hace 30 años, cuando lo que hoy es centro de salud era tan solo consultorio y se sentaban las bases de una mayor y más completa atención sanitaria y glosó como “Argamasilla de Calatrava es un pueblo lleno de vida, trabajador, hospitalario, acogedor, solidario, inclusivo, comprometido con causas humanitarias con las personas, con vocación educadora hacia los más jóvenes”.

“Sus gentes son sencillas, que con esfuerzo y trabajo han ido poco a poco y con el paso de los años transformándolo hasta llegar a ser lo que es hoy en día: un pueblo agradable donde vivir, dotado de servicios y dotaciones públicas acordes a las necesidades de la sociedad actual”, añadió, para citar también el empleo que procuran sus polígonos.

“De un pueblo agrícola y ganadero en sus orígenes, se ha convertido, además, poco a poco, con esfuerzo y constancia, en un pueblo industrial. Más activo, más vivo y, sobre todo, más rejuvenecido, pero que debe mirar al futuro sin olvidar su pasado, sus tradiciones y sus costumbres”, concretó Paqui Guillén, quien cerró su pregón con ‘vivas’ a la patrona, la Virgen del Socorro y a Argamasilla de Calatrava.

Menú